sábado, 5 de octubre de 2013

Ensayo sobre un fragmento extraído de El Vórtice


«Antes de adoptar este cuerpo, eras Energía No-Física; y desde esa perspectiva No-Física de la Fuente, extendiste o concentraste una parte de tu Conciencia hacia tu tiempo, Tierra y cuerpo físicos. Cuando naciste en este cuerpo, tomaste conciencia de tu nuevo entorno a través de tus sentidos físicos; la Conciencia que conocías como yo adoptó dos aspectos específicos: el No-Físico y el físico. Algunos se refieren al aspecto No-Físico como Alma o Fuente; y mientras que nosotros preferimos etiquetas como Ser Interior, Perspectiva No-Física Expandida o quien-eres-realmente, hay una distinción aún más importante que nos gustaría que entendieras: tus dos aspectos, el físico y el No-Físico, existen simultáneamente. 
La mayoría de las personas creen que existía algún aspecto suyo antes de su nacimiento físico, y la mayoría creen que tras su muerte física volverán a ser No-Físicos, pero en realidad sucede algo bastante distinto: Sois extensiones de la Energía-Fuente, y cuando os concentrasteis en lo físico, vuestro aspecto No-Físico siguió existiendo. De hecho, vuestro aspecto No-Físico empezó a expandirse gracias a la existencia y experiencia de vuestro aspecto físico.
Tenías la clara intención de adoptar este espléndido cuerpo físico para interactuar con la variedad de intenciones, creencias y deseos de los demás seres de tu planeta con el propósito de expandirte. Sabías que al vivir una experiencia desagradable, nacería la petición de una experiencia agradable. Sabías que de ti emanaría Vibratoriamente una petición o deseo; y que tu Ser Interior sería consciente de tu nueva petición, tomaría nota, se concentraría y se convertiría en ella. Sabías que tu Ser Interior se convertiría inmediatamente en el equivalente vibratorio de todas las peticiones que te ha inspirado tu entorno físico.
Por lo tanto, si ahora puedes centrar tu atención en la idea de que eres un Ser Interior expandido, que se encuentra en la cúspide de todo lo que ha vivido, que emite una vibración que expresa todo lo que es ahora, comprenderás mejor quién es ese Ser Interior y cuál ha sido la aportación de tu aspecto físico a esa expansión.
Muchas personas se refieren a su experiencia física como realidad. Descifras tu realidad física a través de tus sentidos físicos, y cuando miras los lugares, las gentes y las experiencias, los denominas realidad. Nos gustaría que entendieras que aunque veas oigas, saborees, huelas y toques la evidencia de tu realidad física hay mucho más que esa realidad de carne, sangre y huesos que crees que eres». "Todo lo que percibes aquí en tu entorno físico es Vibración, y tu vida es tu interpretación Vibratoria".
Aunque pueda sonar a sensacionalismo mediático: quién sabe. Últimamente, incluso los físicos más prestigiosos no dejan de postular aquello de "somos energía y todos estamos conectados". ¿Entonces?...
Lo cierto es que, lo que le hagas creer a tu mente, tendrá una fuerte repercusión sobre tu persona, y esto es así desde los primeros meses de edad (desde los cero años el niño es una esponja que aprende por imitación). Luego llegan las relaciones sociales, el rol que adoptamos con amigos y familiares, la cultura... Pero de ahí a que: "todo aquello que pienses te será concedido" bien, por lo pronto, dejémoslo en cuarentena, cojámoslo con pinzas, porque entonces sí que hablamos en términos de sensacionalismo. Todo y con eso, a día de hoy, nadie sabe qué se inventó primero si el huevo o la gallina, ni de dónde venimos y a adónde vamos; claro que existen teorías como el Big Bang o el Big Crunch, pero no dejan de ser eso: teorías. Quizá nunca se halle la prueba irrefutable y nos quedemos en vagas, y no tan vagas, especulaciones. O puede que sí, pues con los adelantos de los que presume la ciencia parece que "ya nada pueda escaparse a los confines de la mente humana", todo y quedarnos un largo camino por recorrer.
Con todo, de intentar entender la "Ley de la atracción" con otra parcela de nuestra mente -no con la que utilizamos para nuestra vida cotidiana-, quizá sí podríamos desgranar y asimilar su significado (no se puede resolver un problema de matemáticas utilizando como fórmula los principios de la sintaxis). Sirva como ejemplo, si nos analizáramos con la "distorsión" con la que una joven que padece anorexia severa es capaz de perderse en el reflejo de su cuerpo, con la que una mujer puede provocarse un embarazo psicológico, con la que un hombre enferma tras el fallecimiento de su esposa (situaciones extremas en que nuestra realidad se ve realmente alterada por nuestra 'necesidad' de creer tal cosa) entonces quizá sí podríamos entender su significado. Es decir, no pensar en la "Ley" con nuestro modelo cognitivo de raciocinio ordinario, sino romper o construir un nuevo molde mental en el que demos cabida a una posibilidad: que vivimos en continua ensoñación y que lo que damos por única realidad (una mesa, una montaña, etc.) no es más que un componente de la realidad física, y no de la "otra realidad": la realidad no física, o no ordinaria, la realidad en la que todo -y todos- es un conjunto de átomos. ¿Acaso no vivimos cada vez más en un mundo virtual?
Lo que está claro -y digo claro porque creo que nadie discutirá esta premisa- es que "cuando enfocas tu atención en lo positivo (aunque tus circunstancias no sean del todo favorables), eres más feliz". Y todos deseamos ser felices.
Para finalizar, os dejo otro fragmento del libro:

"¿Toleramos a los demás o les permitimos ser tal como son?
Jerry: Puesto que todos somos tan diferentes, no me parece que 
haya muchas probabilidades de que lleguemos alguna vez a un
acuerdo sobre cómo hemos de vivir.
Abraham: Estamos de acuerdo. Y el mundo sería un lugar muy
aburrido si así fuera.
Jerry: Dado que todos somos diferentes y queremos cosas diferentes,¿cómo podemos avanzar sin sufrir el malestar de tener
que aguantar o tolerar esas diferencias en los demás?
Abraham: Tu malestar, o emoción negativa, no se debe al desacuerdo con otra persona. Siempre se debe al desencuentro entre tu yo y tu Yo. Si retiras tu atención de lo que no deseas y la trasladas a algo que deseas, tu malestar desaparecerá. Cuando te concentres un poco más en lo que deseas, no sólo dejarás de sentirte mal sino que experimentarás una emoción positiva, como interés, entusiasmo o felicidad."

No hay comentarios:

Publicar un comentario