lunes, 30 de septiembre de 2013

Pinturas de Josepa


Es cierto que a veces el destino es caprichoso y que por azares de la vida, das con la pista de alguien a quien hacía muchísimo tiempo que no veías. Eso me sucedió hace unos meses, cuando conseguí el contacto de una persona muy querida con la que no hablaba desde hacía por lo menos diez años. Pero no fue hasta ayer, que tuve el placer de escucharla por teléfono. Una mujer que siempre tuvo bellas palabras para mí y que alababa con cariño mi don para la escritura. Por lo mismo, hoy tengo un motivo más para ser feliz y para creer en la magia del Universo. Mi profesora de primaria, gracias, Pepi.
Y con desmesurada ilusión, comparto uno de sus tantos dibujos; precioso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario